Connect with us

Psique

La región del cerebro selectiva para la cara sigue creciendo en la edad adulta | Ciencias

cerebro-sistema-nervioso-humano

Los rostros son importantes para nosotros. Desde que nacemos, preferimos mirar caras a otros objetos inanimados y, siendo animales sociales, nos encontramos con caras todos los días de nuestra vida. La cara es lo primero que miramos cuando identificamos a otras personas; Los rostros también transmiten emociones, nos informan sobre el estado de ánimo de las personas y, a partir de ellos, generalmente podemos determinar el sexo de una persona y, a veces, aproximadamente la edad que tiene. Los movimientos oculares también pueden revelarnos algo sobre las intenciones de otra persona.

Los rostros son tan importantes para las interacciones sociales humanas que nuestro cerebro contiene una región especializada para procesarlos. Esta región, el área fusiforme de la cara, se encuentra en la superficie inferior del lóbulo temporal y se cree que es exclusiva de los humanos y otros primates. Nuestra capacidad infantil para reconocer rostros mejora a medida que envejecemos, en consonancia con el desarrollo de esta región, pero aún sabemos muy poco sobre cómo la aparición de tales habilidades está relacionada con los cambios anatómicos.

Un nuevo estudio sorprendente realizado por investigadores de la Universidad de Stanford ahora muestra que el tamaño de este cerebro selectivo para la cara continúa aumentando hasta bien entrada la segunda década de la vida. Los hallazgos, publicados en el último número de la revista Ciencias, desafían nuestras suposiciones sobre los patrones de desarrollo del cerebro en la adolescencia.

Jesse Gomez y sus colegas reclutaron a 22 niños y 25 adultos, y escanearon sus cerebros usando dos técnicas diferentes: la resonancia magnética funcional (fMRI), que mide la actividad cerebral indirectamente al detectar cambios en el flujo sanguíneo cerebral, y la resonancia magnética cuantitativa (qMRI), una Método recientemente desarrollado que proporciona mediciones precisas tanto de la estructura como de la composición del tejido cerebral humano. Los investigadores se centraron en la circunvolución fusiforme en la parte inferior del lóbulo temporal, que contiene no solo el FFA, sino también, inmediatamente adyacente a él, otra región que es selectiva para escenas y lugares.

Los investigadores identificaron primero ambas regiones en los escáneres de resonancia magnética funcional, confirmando que una se activa solo en respuesta a imágenes de rostros y la otra solo en respuesta a imágenes de lugares. A continuación, utilizaron qMRI para producir mapas detallados de ambas regiones del cerebro en todos los participantes. Esto reveló que el tamaño del área fusiforme de la cara aumentaba con la edad: era más grande en los participantes adultos que en los niños, y cuanto mayor era el individuo, más grande era. Por el contrario, no se observó tal diferencia en la región selectiva de lugar adyacente, cuyo tamaño se mantuvo estable en todos los adultos.

Gomez y sus colegas también probaron la memoria de reconocimiento de rostros y lugares de los participantes, y descubrieron que su capacidad para reconocer rostros estaba estrechamente relacionada con el tamaño de su FFA: cuanto más grande era su FFA, mejor era la memoria para los rostros. Su capacidad para recordar lugares, por otro lado, no estaba relacionada en absoluto con el tamaño de la FFA. Esto sugiere que la FFA continúa creciendo hasta la edad adulta, y que este crecimiento está estrechamente relacionado con la mejora de la capacidad de reconocimiento facial.

Para confirmar sus hallazgos anatómicos y tratar de establecer cómo podrían ocurrir estas diferencias de tamaño, los investigadores examinaron tejido cerebral post mortem obtenido de 10 adultos. Efectivamente, encontraron que el tamaño de la FFA aumentaba con la edad. Sus análisis también sugirieron que estos aumentos de tamaño dependientes de la edad probablemente se deben a una serie de factores, especialmente la ramificación de las dendritas, el crecimiento de nuevas espinas dendríticas y la formación de mielina, una sustancia grasa que envuelve las fibras nerviosas para aislarlas y aislarlas. acelerar su conductancia de impulsos.

Hasta hace poco, se creía que el desarrollo del cerebro terminaba alrededor de los 16 años. Aunque el cerebro ha alcanzado su tamaño completo para entonces, ahora sabemos que partes de él continúan madurando hasta al menos, y quizás más allá de los 25 años de edad. En particular, la corteza prefrontal se somete a un período prolongado de maduración, durante el cual se eliminan un gran número de conexiones sinápticas. Esta ‘poda’ sináptica refina el circuito neural prefrontal, haciéndolo más eficiente en el desempeño de funciones ejecutivas como la planificación y la toma de decisiones.

Los nuevos hallazgos parecen mostrar que la FFA continúa creciendo hasta la edad adulta temprana y, por lo tanto, desafían la opinión de que las etapas posteriores del desarrollo del cerebro se caracterizan por reducciones de volumen causadas por la poda sináptica. Sin embargo, los hallazgos están algo limitados por el pequeño número de participantes y también por el hecho de que los participantes de mayor edad tenían solo 28 años. Es alrededor de esta edad cuando se cree que el desarrollo del cerebro termina, por lo que no podemos decir de manera concluyente que la FFA continúa creciendo en la edad adulta hasta que los hallazgos se replican en personas de un rango de edad mucho más amplio.

No obstante, los hallazgos parecen proporcionar otro ejemplo de neuroplasticidad dependiente de la experiencia, el proceso por el cual las cosas que hacemos alteran la estructura y función del cerebro. La infancia, la adolescencia y la adultez temprana son períodos de la vida en los que la mayoría de nosotros ampliamos nuestros diversos círculos sociales. Por lo tanto, el tamaño de la FFA puede aumentar en relación con la cantidad de caras nuevas que vemos y recordamos, por lo que también sería interesante saber si su tamaño realmente difiere según la cantidad de amigos que tenemos.

Referencia

Gómez, J., et al. (2017). La proliferación microestructural en la corteza humana se combina con el desarrollo del procesamiento facial. Ciencias, 355: 68-71.

Mo Costandi se formó como neurobiólogo del desarrollo y ahora trabaja como escritor científico independiente. Su trabajo ha aparecido en Nature, Science y New Scientist, entre otras publicaciones. También es autor de Neuroplasticity (MIT Press, 2016) y 50 Human Brain Ideas You Really Need to Know (Quercus, 2013).